Gabinete

 

Psyco

1
1 1 1
  3  
Contacta Online

Hemos actualizado nuestro servicio de orientación psicológica a través de Internet. Ahora puedes mandar un mensaje al chat de nuestra pagina en Facebook o Skype, para hacernos cualquier consulta de una manera mas rápida y dinámica. 

¿Miedo a la psicología?

Una de las cuestiones con más oscurantismo de la civilización occidental es saber que pasa dentro de la consulta de un psicólogo, que secretos esconde la psicoterapia, que esotéricas artes maneja el psicólogo.

Desgraciadamente el secreto mejor guardado del psicólogo es que no hay secretos. Acudir a la consulta de un psicólogo es simplemente hablar.. ¿Y eso cura?. Poner en palabras lo que nos pasa, es una manera de organizarnos, las emociones vienen a nosotros como torrentes y si no tenemos la capacidad de gestionarlas y ponerlas en el sitio que nos corresponden surgen los conflictos internos y los síntomas de un trastorno.

Los síntomas en si no son malos, son un indicador de que algo no marcha bien, por lo que eliminarlos, sin ir más allá, sería como creer que por tapar el piloto de aviso del coche, la avería desaparecía. Los síntomas tienen algo asociado, lo que se denomina el beneficio secundario de la enfermedad. Cuando nos ven mal, la gente, nuestro entorno nos da su apoyo, su cariño, nos presta atención. También retrasa la toma de decisiones importantes: “cuando este mejor lo haré”. Es por ello que nos cueste deshacernos de ellos.

Existe otro miedo, bastante mitificado, cuando le cuente lo que pasa, me tratara como a un loco, dirá que es una tontería, le enfadaré, etc. Normalmente es complicado asustar (y mucho más enfadar) a un psicólogo. Hay que pensar en una consulta como un simulador de la vida, abrirnos y contar lo que sentimos en este espacio no conlleva ninguna consecuencia como ocurriría en el mundo “real”. Yo personalmente les digo a mis pacientes que en la consulta pueden hacer lo que quieran menos pegarme (fuerte), y creo que sirve como válvula de escape para sentimientos que solo pueden ser expresados con gritos y alguna que otra palabrota.

Y es que el papel del psicólogo es el de liberar al auténtico yo. Lo que sin duda da miedo, quitarnos las máscaras nos obliga a enfrentarnos a muchos miedos, y ¿si siendo yo mismo no gustó, fracaso, o pierdo mi identidad? No hay un respuesta sencilla, solo puedo asegurar que la recompensa de liberarse de las ataduras, el sentimiento de libertad y ser coherente con las propias creencias es una premio mucho mayor que la apuesta que se exige.

 

Oiga doctor, devuélvame mi depresión,
no ve que los amigos se apartan de mí
dicen que no se puede consentir esa sonrisa idiota.
[…]Algunas de las cosas, que imaginaba odiosas,
sabe que están muy bien.

Oiga doctor, devuélvame mi fracaso, […]
devuélvame mi odio y mi pasión, doctor hágame caso
quiero volver a ser aquel payaso con alas en los pies.

Oiga doctor, devuélvame mi excitación,
llevo ya cinco meses sin una erección,
incluso en un gimnasio me inscribí pero no me curaron.
Oiga doctor, cada miembro me hincharon, menos el viril.

                                               - Joaquín Sabina.