Gabinete

 

Psyco

1
1 1 1
  3  
Contacta Online

Hemos actualizado nuestro servicio de orientación psicológica a través de Internet. Ahora puedes mandar un mensaje al chat de nuestra pagina en Facebook o Skype, para hacernos cualquier consulta de una manera mas rápida y dinámica. 

Ansiedad, ¿por qué viniste?

Desde un punto de vista psicológico, los síntomas de la ansiedad son uno de los mas potentes neutralizadores de nuestra vida, bloquea nuestra visión de futuro, nuestro deseo y nuestras esperanzas: “ya lo haré cuando solucione esto de la ansiedad”. 

Un poco de historia. 

Sin entrar en detalles la ansiedad se produce por un descontrol de nuestros mecanismos de defensa. Las estructuras mas primitivas de nuestro cerebro, que gestionan dichos comportamientos toman el control ante situaciones que por el alto nivel de estrés se confunden con peligrosas. En modo alarma nuestro cuerpo tensionado se prepara para la guerra (corazón, músculos, respiración) y la batalla no llega, por lo que el sistema se congestiona (hiperventilación, palpitaciones, dolores de espalda). Llegando a considerar que sufrimos del corazón, estomago, incluso del oído y del cerebro. Por eso un pequeño truco es hacer ejercicio para quemar toda la adrenalina acumulada. 

El miedo al miedo 

El primer episodio es emocionalmente devastador, intuimos que algo malo esta pasando. El estrés que esta instaurado en nosotros nos da un visión tremendistas: tumores, canceres, en definitiva muerte. ¿Ir al psicólogo?¿Para qué?. Esto es físico. No percibimos lo que realmente es, nuestro cuerpo nos dice que tenemos que reordenar nuestra vida. Pero si hemos llegado a este estado es porque no sabemos como hacerlo. Por lo que acudimos a los fármacos, que en el fondo no son mas que relajantes musculares, así cuando nuestro cerebro se vuelva a poner en pie de guerra, al ver su sistema muscular tan relajado, pensará que algo no cuadra y se desactivara (o no). Pero claro eso conlleva efectos secundarios (a nivel físico, mental, de pareja) , por lo que hasta que el miedo a que vuelva a pasar no baje no podremos desprendernos de esa pastilla en nuestro bolsillo, algo místico pues si pensamos que desde que la tomamos hasta que nos hace efecto tardan algunos minutos, pero a los consumidores el efecto es inmediato. 

Hay que reinventarse 

Si algo hay constante en la vida es el cambio, y debemos asimilarlo, y asumir que de la misma manera que nosotros tenemos inquietudes diferentes a hace varios años atrás, nuestro entorno también se actualiza. Cambiar no es igual de fácil parta todos, la rutina puede hacernos comodones, y retrasamos la decisión para mas adelante, normalmente cuando pase un acontecimiento vital importante (cuando cumpla los cuarenta…, cuando los niños se vayan de independicen… quizás esa sea la misión de la ansiedad, indicarnos “hasta aquí hemos llegado”. 

Los nuevos planes de vida, no tienen porque ser bruscos, ni totales, de hecho esa es una de las funciones de la terapia, remarcar que creencias o situaciones puntuales son las que crean ese estado de desasosiego. Tampoco hay que magnificar el vértigo a reinventarse, ni tampoco idealizarlo. No es dejar de ser uno mismo sino detectar esas señales que nos indicaban cosas que no nos gustaban y que hemos escondido debajo de la alfombra. Es momento de sacarlas, e integrarlas en nuestra vida. Abrirse de miras. 

El dichoso ataque 

Sufrir un episodio de ansiedad es algo traumático, perdemos el control de nuestro cuerpo y nuestra mente.  Si hay gente alrededor nos hace sentir avergonzados y daríamos lo que fuera por no volver a padecerlos. Pero hay que enfrentarse a ellos, entrar en esa situación, sin miedo. Si ocurre vívalo con la mayor calma, los mareos, el corazón, sudoración. Intente controlarlo con la respiración y transmitiendo un mensaje positivo, yo recomiendo que jueguen con su mente, intentando hacer cálculos matemáticos o recordando números de teléfono de amigos. También va bien imaginarse en sitios idílicos, o fije su mirada en un punto e intente no pensar en nada, sirve incluso bailar (esto con matices). 

A mas largo plazo, es recomendable hacer una vida sana, con deporte, eliminar lo importante de la vida dejando solo lo imprescindible (de verás vale llevarse un sofocón por un atasco, o porque nuestra hija no apruebe matemáticas). También es bueno pensar en que es lo peor que nos puede pasar, suena morboso pero quizás nos de pistas sobre lo que nos esta pasando: que mi pareja me abandone, que me echen del trabajo, que mis padres volverán a prestarme la misma atención. Recuerde de un ataque de ansiedad nadie se muere. Ahora la mejor parte, hay que buscar tiempo para uno mismo, cuidarse, ser algo egoísta, disfrutar, incluso iniciarse en una afición o retomar aquello que tanto nos gustaba. Si no encontramos el tiempo para hacerlo, hagamos un calendario, fraccionemos el día en momentos, y guardemos unos pocos para vivir la vida, sin complejos. 

Y si caigo desmayado 

Un síntoma cardinal del trastorno de ansiedad es la súbita sensación inexplicable de una pérdida inminente de control que puede llevar a la perdida del conocimiento, lo que les lleva a buscar un entorno donde se sientan seguro. El miedo principal es: “y si me pasa conduciendo o en medio de la calle”. Por lo que suele ser limitador en el sentido de que conlleva que dejemos de hacer conductas habituales. Lo cierto es que los indicadores de la ansiedad son pulso y tensión arterial alta, respiración rápida y activación muscular, por lo que el desmayo es poco probable, lo que pasa es que por causa la hiperventilación nos sentimos algo confusos, mareados. En caso de aparecer los desmayos deberían descartarse otras patologías (hipotensión postural por ejemplo).  En todo caso, los desmayos por ataque de ansiedad no son peligrosos, no ocurren tan de repente que te impidan preparar la situación (de hecho algún paciente me ha relatado la sensación de dolor al caer al suelo todavía consciente) también la recuperación es rápida, pudiendo seguir con la rutina diaria, si no es causa de una complicación medica. 

Consejos para lidiar con la ansiedad 

* Tómese la vida con humor, o menos enserio, el sentido del humor ayuda a superar la preocupación por distraer la mente. Busque entornos divertidos: personas, películas, lugares. 

* Haga planes, las preocupaciones no solventan los problemas (incluso los complican). Si no puede cambiar las situaciones cambie el resultado a través de un cambio de actitud o forma de relacionarse con ella. 

* Busque nuevos retos, conseguir metas a su alcance, le permitirá de disfrutar de la recompensa del logro. 

* Lleve una vida sana, somos lo que comemos, es momento de cambios, empecemos por la nevera. Todos sabemos lo que es sano y lo que no.  

* El que mueve las piernas mueve el corazón, el deporte o la actividad física desestresa y relaja. Intentémoslo unos días (de una manera realista) a ver que pasa. 

* Busque ayuda profesional, la situación le ha superado, ¡actúe!. Busque a alguien con quien pueda hablar sobre sus preocupaciones y pueda ayudarle a disminuir los niveles de ansiedad.